Patatas con bacalao. Guiso tradicional de bacalao


Hay sabores que te transportan inmediatamente a tu niñez, a ese inolvidable momento en el que regresabas del cole y tu madre ya tenía amorosamente servido tu plato para que no te quemaras ¿Tú también lo recuerdas con nostalgia?
Sabores que pertenecen a recetas que han pasado de mano en mano generación tras generación y que siempre han estado ahí en un discreto segundo plano, tesoros que tenemos la obligación de proteger y no dejar que se pierdan. Es el caso de estas deliciosas patatas con bacalao que hoy preparamos.






INGREDIENTES (para 4 personas)

· 300-400 g de bacalao desalado
· 4 patatas grandes
· 1/2 cebolla roja
· 1/2 pimiento verde
· 2 dientes de ajo
· Aceite de oliva virgen extra
· 1 cucharada de postre de pimentón de la Vera
· Agua
· Una pizca de sal (puede que no te haga falta)
· Perejil fresco picado



ELABORACIÓN


1. Escurre bien los trozos de bacalao (que habrás tenido a remojo durante 48h aproximadamente, el tiempo dependerá del grosor de los trozos), pon una sartén antiadherente al fuego, cubre la base de aceite de oliva virgen extra y 'confita' el bacalao a fuego suave/medio durante unos 4 minutos (como ves es una especie de confitado express ya que no cumple con el proceso lento que exige esa técnica de cocinado).
Saca los trozos de bacalao cuando ya están listos a un plato y reserva.

2. Pon una cazuela alta y de fondo grueso (lo ideal sería que lo hicieras en una cocotte) a calentar, añade un par de cucharadas soperas del aceite donde has 'confitado' el bacalao. Pon la verdura que habrás troceado en pequeños cubos y sofríe unos minutos hasta que comience a tomar color.

3. Pela, lava y chasca las patatas (para ello, introduce el cuchillo y, antes de llegar a finalizar el corte, haz un giro rápido de muñeca para levantar la hoja y lograr romper o 'chascar' la patata, este sencillo truco favorecerá que salga el almidón de la patata y el guiso quedará con un punto en la salsa perfecto), añade a la olla y sofríe a fuego fuerte un par de minutos.

4. Incorpora el pimentón, mezcla y rápidamente vierte agua caliente hasta cubrir las patatas. Lleva a ebullición.

5. Cocina a fuego medio/suave y parcialmente destapado durante 18-20 minutos.

6. Añade los trozos de bacalao y el perejil muy picadito, mueve con extrema delicadeza, prueba para comprobar el punto de sal y rectificar si fuera necesario. Cocina a fuego muy, muy suave 2 minutos más.

7. Retira del fuego, reposa unos minutos para que asienten los sabores, sirve y disfruta.



¡Espero que te guste!

Fuente de la receta: propia


Ensalada de hinojo, apio y zanahoria con salsa de eneldo. Receta ligera y deliciosa


De esta ensalada fresca, ligera y sabrosa te va a gustar todo. Su crujiente textura, su delicado sabor y lo fácil que resulta prepararla ¡Todo!
La ensalada de hinojo, apio y zanahoria con aliño de mayonesa es una riquísima opción tanto si la sirves sola como si optas por utilizarla como guarnición de otros platos. Resulta el complemento perfecto para carnes de ave, con pollo asado es una verdadera delicia, o pescados cocinados a la plancha, en este caso te recomiendo que pruebes con salmón.





INGREDIENTES

· 1 bulbo de hinojo
· 1 rama de apio
· 1 zanahoria

-Salsa cremosa de eneldo-
· 2 cucharadas soperas de mahonesa (utiliza una baja en calorías si lo deseas)
· 1 cucharada sopera de vinagre de arroz (o de manzana si lo prefieres porque lo tienes más a mano)
· 1 cucharadita de eneldo
· 1/2 cucharadita de semillas de hinojo (que habrás machacado previamente con la ayuda de un mortero)
· Pizca de sal
· Pizca de pimienta negra recién molida



ELABORACIÓN


1. Lava y retira las partes oscuras u 'oxidadas' del hinojo. Lava y elimina los posibles 'hilos' que puedas encontrar en la rama de apio. Pela la zanahoria.

2. Lamina (muy) finamente el hinojo y el apio, bien con la ayuda de una mandolina o con un robot de cocina y el accesorio adecuado—la segunda opción resulta mucho más cómoda—. Ralla de forma gruesa la zanahoria.
Llévalo todo a un cuenco amplio —mejor si tiene tapa para después guardarlo en la nevera— y reserva mientras continuamos preparando el aliño cremoso.

3. Pon los ingredientes de la salsa de eneldo en un pequeño cuenco y mezcla con la ayuda de unas varillas —te recomiendo tener unas pequeñitas para este tipo de elaboraciones, resultan super prácticas y apenas ocupan espacio en un cajón— o un tenedor, mezcla bien hasta conseguir una salsa homogénea. Si queda demasiado espesa puedes añadir un poquito de agua hasta conseguir la consistencia deseada, si por el contrario quedó demasiado líquida puedes añadir un poco más de mahonesa.

4. Vierte la salsa sobre las verduras, mezcla bien para que quede totalmente impregnado. Comprueba el punto de sal.

5. Tapa el cuenco (o guarda en un recipiente hermético) y reserva en la nevera durante unas horas para servir fría. Decora con los brotes del bulbo de hinojo, lleva a mesa y disfruta.


¡Espero que te guste!

Fuente de la receta: propia


Bollo de avena y chía en 2 minutos. Receta ligera con copos de avena y chía. Sin gluten, sin lácteos, sin huevo


Esta receta de bollo o panecillo de avena y chía resulta ideal tanto para desayunos como para meriendas, te sorprenderá su versatilidad. Parece increíble que con un puñado de sencillos ingredientes y en un tiempo record, consigamos un bocado tan saludable y delicioso.




Puedes disfrutarlo solo o acompañado de tu relleno favorito, dulce o salado; mantequilla y mermelada, crema de cacao, jamón dulce y queso enmental, crema de queso con cebollino fresco o salmón ahumado y eneldo, son algunos de los muchos ejemplos que se me ocurren.

Con las cantidades que abajo te describo tendrás suficiente para preparar un panecillo o bollo, en caso de que necesites más, te recomiendo que prepares masas individuales y cocines de uno en uno para conseguir que el resultado continúe siendo perfecto.





INGREDIENTES

· 1/3 de taza* de copos de avena
· 1 tbsp (15 g) de semillas de chía 
· 1/2 tsp (7.5 g) de levadura química (tipo Royal)
· Una pizca de sal (yo he usado rosa del Himalaya)
· 2 tbsp de compota de manzana (uso la de 'Gutbio' de Aldi)
· 1 tbsp de bebida vegetal (avena, arroz, almendras, coco, espelta, soja etc)

*cup, tablespoon y teaspoon, medidas correspondientes a las utilizadas en recetas estadounidenses e inglesas


ELABORACIÓN

1. Tritura con la ayuda de un robot los copos de avena junto con las semillas de chía, la levadura y la pizca de sal. Pon el resultado, un polvo fino, en un pequeño cuenco.

3. Añade la compota de manzana y la bebida vegetal y mezcla.

4. Coloca la 'masa' resultante en un ramequín —o 'ramekin'— o molde similar. No tienes que engrasarlo ni nada, debes usarlo así tal cual.

5. Lleva al microondas y programa 2 minutos a máxima potencia, pasados esos dos minutos deja que repose dentro del microondas, sin abrir la puerta, durante 5 minutos.





6. Desmolda, parte por la mitad longitudinalmente, tuesta ligeramente y rellena como más te guste.
Con mantequilla de cacahuete y mermelada de frambuesa es sencillamente alucinante, pero admite mil combinaciones tanto dulces como saladas ¡Busca tu preferida!


¡Espero que te guste!

Fuente de la receta: Internet


Fideos soba salteados con cerdo y verduras. Receta de fideos soba


En esta deliciosa receta de fideos soba salteados con cerdo y verduras hay un detalle primordial que debería destacar por encima del resto ¡Se prepara en menos de lo que dura un suspiro!





Incluso si no dispones de tiempo para cocinar podrás disfrutar de todo el sabor de la cocina asiática de una forma sencilla y ligera. Toma nota porque esta receta va a ayudarte siempre que emprendas la complicada misión de intentar llegar a casa y tener listo en pocos minutos un plato saludable y rico que llevar a la mesa.
Olvídate de los atracones de fuet —o lo primero que pilles al abrir la nevera—, serán historia cuando lleves a la práctica ideas tan simples como esta.



INGREDIENTES (para 2 personas)


-Para cocinar los fideos:
· 150 g de fideos soba
· Agua 
· Sal
- Para el resto de la receta:
· 1/2 cebolla
· 1 diente de ajo
· Un trocito de jengibre fresco rallado
· 1/2 pimiento rojo
· 4 champiñones Portobello
· 3 filetes de lomo de cerdo*
· 1 cs de aceite de cacahuete o de sésamo**
· 1 cs de salsa de soja
· 1 cs de salsa de pescado
· 1/2 cs de vinagre de arroz
· Sésamo

cs= cucharada sopera
*adobado o no, como prefieras
**si lo prefieres por supuesto puedes usar oliva virgen o el aceite de semillas que más te guste


ELABORACIÓN


1. Cocina los fideos soba siguiendo las indicaciones del fabricante. Escurre y reserva unos instantes.

2. Pela y trocea en juliana fina la cebolla y el ajo, lava y trocea en tiras el pimiento. Limpia y lamina los Portobello.

3. Pon el aceite en un wok y lleva al fuego. Cuando este bien caliente, añade: el lomo de cerdo cortado en tiras finas, la cebolla, el ajo, el jengibre, el pimiento y los champiñones, por este orden.

4. Saltea un par de minutos a fuego muy fuerte.

5. Añade los fideos, la salsa de soja, la salsa de pescado y el vinagre de arroz. Saltea un par de minuto más a fuego fuerte, retira y sirve inmediatamente espolvoreado con un poquito de sésamo por encima. Cuando dispongo de ello, también suelo poner un poquito de la parte verde de una cebolleta fresca cortada en aros finos, le da al plato un sabor fresco y delicioso y mucho color.


- Consejos -
·Sustituye la carne de cerdo por pollo, pavo o gambas si lo deseas. El resultado en fantástico en cualquiera de los casos.
·Incorpora las verduras que desees; pimiento verde, zanahoria rallada, berenjena, calabacín, pequeños arbolitos de brócoli o delicioso Bimi, espárragos verdes frescos etc. Únicamente debes preocuparte de emplear el corte adecuado e ir añadiéndolos al wok en el orden que corresponda según su dureza. 
·Añade huevo para incrementar el porcentaje de proteína de esta receta, en forma de tortilla francesa —como si se tratase de arroz tres delicias— queda perfecto.
·El picante también tiene cabida en esta fórmula; sriracha, copos de chile, kimchi etc. Prueba y descubre con cuál te quedas.
·Añadir un puñadito de cacahuetes o anacardos mejora sustancialmente el resultado. Intenta que alguno de estos frutos secos nunca falte en tu despensa, verás todo lo que son capaces de hacer cuando los incluyes en este tipo de recetas.


¡Espero que te guste!

Fuente de la receta: propia





Curry de lentejas con arroz. Receta 100% vegetal


Cocina las lentejas de una forma diferente poniendo en práctica esta sencilla receta. El resultado es tan especial y delicioso que este plato seguramente pasará a formar parte de tus favoritos o básicos imprescindibles durante este 2018 que recién estrenamos.





Renueva las ganas de explorar técnicas para obtener sabores diferentes y exóticos e impregna tu cocina de exquisitos aromas, descubre cómo variar para no caer en la rutina y reinventa la forma de usar la cuchara. Este proceso será divertido y motivador, te aconsejo que pruebes.



INGREDIENTES (ingredientes para 4 personas)

· 1 vaso (medida de agua) de lentejas pardinas (en crudo)
· 1 cebolla roja pequeña
· 2 dientes de ajo
· 1 trocito de unos 3 cm de jengibre fresco
· 1 cucharada de postre de tomate concentrado
· 1 cucharadita de café de curry en polvo*
· 1 cucharadita de café de cúrcuma en polvo
· 1 cucharadita de café de pimentón de la Vera
· 1 lata de leche de coco**
· Caldo de verduras o agua (usando como medida la lata)
· 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
· Sal
· Pimienta negra recién molida
· Cilantro fresco



ELABORACIÓN


1. Pon las lentejas (lavadas previamente) en la olla rápida, cubre con agua, añade una pizca de sal, coloca la tapa y lleva a fuego fuerte. En el momento que suba la válvula de presión, baja la potencia del fuego y cocina durante unos 6-8 minutos. Retira del fuego y deja que la olla pierda la presión tranquilamente, después abre, drena el caldo y reserva las lentejas en un cuenco.
(cuando destapes puede que observes que las lentejas han quedado bastante 'tiesecillas' para tu gusto, no pasa nada, no te asustes porque aún no hemos terminado de cocinarlas)

2. Pela y trocea finamente la cebolla y los dientes de ajo. Pela también el jengibre y rállalo. Reserva.

3. Pon la cucharada de aceite en una olla de fondo grueso, añade la cebolla, el ajo y el jengibre, rehoga unos minutos. Añade la pasta de tomate concentrado, mezcla. Incorpora el curry, la cúrcuma, el pimentón y la leche de coco, mezcla con una cuchara y cocina un par de minutos a fuego fuerte.
Añade las lentejas, la sal, la pimienta y la medida de caldo vegetal o de agua —lo que prefieras—, lleva a ebullición, baja el fuego y cocina muy suavemente durante unos 30-35 minutos.

3. Cuece el arroz como lo hagas habitualmente, elige la variedad que más te guste, aunque te recomiendo basmati porque queda fantástico en esta receta.

4. Sirve en cuencos individuales, colocando en la base una porción de arroz y sobre ella unas cucharadas de este cremoso curry de lentejas. Remata con cilantro fresco picado y disfruta.


*elige un curry en polvo de calidad, la diferencia de precio no es demasiado grande pero la diferencia en el resultado final sí lo es. Por lo que sin duda merece la pena invertir un poquito más en un producto de buena calidad.
**yo siempre uso leche de coco ligera, es una opción que resta un importante número de calorías al plato y lo convierte en algo mucho más saludable.

- Consejos -
-añade un toque picante incorporando copos de chile, salsa sriracha o tu picante favorito, será un 'plus' fantástico en cualquiera de los casos.
-el cilantro es absolutamente recomendable pero opcional, si no te gusta puedes eliminarlo de la receta, no pasa nada. Lo importante es que adaptes el plato a tus preferencias o a las de tus invitados.
-puedes cocinar el curry de lentejas con antelación y preparar el arroz justo antes de servir, si lo prefieres recién hecho o incluso cocinarlo también con anterioridad, guardarlo en un tupper en la nevera y calentarlo todo en el último momento.
-puedes congelarlo si te sobra, sin problema, queda perfecto.



¡Espero que te guste!


Fuente de la receta: propia


Guiso de patatas con langostinos


Este guiso de patatas con langostinos es extremadamente fácil de hacer, resulta económico y está delicioso, es probable que estos sean suficientes argumentos para convencerte de que te quedes a prepararlo conmigo.




No lo dudes ni por un instante, si tienes langostinos en el congelador o acabas de comprar un puñado de ellos frescos y te apasionan los platos de cuchara, esta es tu receta. Además resulta fantástica tanto si la prepararas en tus menús diarios como en ocasiones especiales donde buscas sorprender pero sobre todo agradar a tus invitados.



INGREDIENTES (para 2-3 personas)

· 3 o 4 patatas medianas
· 8 langostinos
· 1/2 cebolla pequeña
· 1 diente de ajo
· 1/2 pimiento verde
· 1/2 pimiento rojo
· 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
· 1/2 vasito de vino blanco 
· 900 ml de agua 
· 1 cucharada de pimentón de la Vera
· Unas hebras de azafrán
· Sal
· Una pizca de pimienta negra recién molida


ELABORACIÓN


1. Pela los langostinos, reserva su carne en un cuenco y pon las cabezas y las cáscaras de las colas en una cazuela con una cucharada de aceite de oliva virgen extra. Lleva al fuego, dora un poquito, aplasta con la ayuda de una cuchara de madera para extraer todos los jugos de las cabezas.
Incorpora el vino blanco, mantén un par de minutos a fuego fuerte para que se evapore el alcohol, añade el agua, cuando comience a hervir baja la potencia del fuego y cocina durante unos 12-15 minutos.

2. Pasado ese tiempo cuela con la ayuda de un chino, desecha cabezas y cáscaras y reserva el fumet de langostinos resultante.

3. Pela y chasca las patatas. Reserva.

4. Lava, pela o elimina las semillas de la verdura y corta en brunoise.

5. Pon las dos cucharadas de aceite restantes en el fondo de una cazuela alta de fondo grueso —una cocotte sería ideal— y rehoga la verdura, añade las hebras de azafrán, sal al gusto, un poquito de pimienta negra y las patatas que has chascado antes. Rehoga 3 o 4 minutos más. Añade el pimentón, mezcla e inmediatamente —para evitar que se queme— vierte el fumet que tienes reservado.
Deja que comience a hervir, coloca la tapa sin que llegue a cubrir completamente la cazuela y cocina, a temperatura suave, durante unos 20 minutos. Vigila, en especial durante los últimos minutos de cocción, por si tienes que añadir un poquito de agua o subir la potencia del fuego para que reduzca el caldo en caso de que la salsa esté quedando con poco cuerpo.

6. Comprueba el punto de sal, añade las colas de langostinos y retira del fuego. Deja que repose unos minutos antes de servir. Puedes rematar con un poquito de perejil fresco (huye del deshidratado, es una pérdida de tiempo y de dinero) picado, es opcional pero muy recomendable.


¡Espero que te guste!


Fuente de la receta: propia